Maria Monini es psicóloga y tiene una visión integradora de la psicoterapia. La integración de modelos teóricos le permite atender los problemas psicológicos con amplitud, diseñando tratamientos completos e individualizados para cada caso.

Una orientación cognitivista

Maria se inspira en la orientación cognitivista de la psicología y de la psicoterapia en su práctica profesional en Barcelona, en el barrio de San Gervasio, y en Arenys de Mar, en el Maresme. Presta especial atención a la manera en que la persona piensa, siente y actúa. La relación entre las áreas de los pensamientos, de las emociones y de los sentimientos es su principal objeto de estudio y de intervención.

El modelo constructivista

El marco cognitivo ha progresado hacia un modelo teórico y asistencial que se conoce como constructivismo, modelo al que se acoge nuestro equipo. Según el constructivismo, cada persona construye y entiende su realidad basándose en su propia experiencia. Esto significa que cada uno atribuye significados individuales y únicos a las diferentes situaciones de la vida, otorgándoles un sentido propio.

A veces, las perspectivas que adoptan las personas no encajan con las exigencias planteadas por el contexto en que viven, y se requiere un cambio para que se vuelvan más adaptativas.

El modelo sistémico

La psicoterapeuta también tiene formación y experiencia en la terapia sistémica. Desde este modelo se dispone de más datos y de una mayor eficacia en el abordaje de problemas vinculados con las relaciones familiares –muy frecuentemente de padres e hijos- y de pareja.

El modelo sistémico se caracteriza por centrar su atención en la familia, entendida como un sistema, diferenciándose, así, de otras orientaciones psicológicas que se centran en el individuo.

La familia es un grupo que se organiza jerárquicamente, donde cada miembro desarrolla una función y ocupa un lugar. Cada miembro influye y es influido por los otros, expuesto a los cambios propios del ciclo vital y a factores externos. El modelo sistémico entiende que cuando uno o más miembros de la familia presentan un síntoma –o malestar psicológico– éste es la expresión del malestar de toda la familia, y no sólo de un individuo en particular.

El modelo teórico contempla que a menudo es difícil reunir en sesión a toda la familia y, por ello, pone el acento en que los terapeutas han de tener a todo el sistema en mente, aunque que no lo puedan tener en las sesiones.

Orientació teórica · Orientación teórica

La terapia familiar sistémica

En las sesiones de terapia familiar se escucha la opinión y se da voz a todos los miembros de la familia para captar el malestar de cada uno y buscar objetivos en común.

Este formato también implica que las sesiones son de hora y media y se dividen en una primera parten la que se escucha y atiende a la familia, seguida de una segunda parte en la que, después de una pequeña pausa, se hace una devolución de lo que es ha observado, que ayude a la familia hasta el próximo encuentro.

Objetivos

Uno de los objetivos de la terapia familiar sistémica es mejorar la comunicación entre los miembros de la familia y, a la vez, tener en cuenta las soluciones que ya han intentado y que, a menudo, están formando parte del problema, ayudando a mantener el equilibrio familiar.

Familias, parejas e individuos

Así pues, la comprensión sistémica es una manera compleja pero eficaz de atender no sólo familias y parejas, sino también personas que viven y se relacionan constantemente en un entorno que hay que tener en cuenta.