0
COMPARTIR

Decidir emprender psicoterapia conlleva conocer algunos indicadores para valorar si estoy siendo bien atendido en la primera entrevista con el psicoterapeuta. En este artículo se explica los aspectos importantes a los que prestar atención para iniciar un proceso de ayuda con calidad.

Lo que predomina en la primera entrevista con un buen profesional a modo de clima general en sesión, es la creación de un buen rapport, en el que el cliente se sienta lo suficientemente cómodo y seguro para empezar a abrirse a ese desconocido que es el psicoterapeuta y que perciba que va a ser escuchado y no juzgado. Asimismo, estas son las premisas para que se vaya desarrollando una buena relación terapéutica a lo largo de todo el proceso.

Al principio, el profesional intentará averiguar cuál es la demanda terapéutica de la persona que atiende según los problemas, quejas, inquietudes e insatisfacciones que vaya exponiendo. Más tarde se empezará a elaborar y especificar su demanda, lo que significa, identificar cuáles son los aspectos psicológicos relacionados con las dificultades a los cuales es importante prestar atención, y relacionarlos con aspectos concretos de su vida que será adecuado cambiar.

A lo largo de la primera entrevista se va descubriendo cómo el cliente está construyendo su situación actualmente, es decir, cómo se siente, qué piensa y cómo actúa en relación a las dificultades experimentadas; dedicarán un poco de tiempo a explorar qué sintomatología está mostrando al respecto, qué teoría del problema tiene, es decir, que atribuciones hace al respecto de sus problemas y, por último, qué soluciones ha intentado hasta ahora y su utilidad.

Además, se hará énfasis en qué expectativas tiene respecto a cómo el profesional le puede ayudar.

Todas estas ideas empezarán a dibujar unas primeras hipótesis clínicas acerca del cliente, a saber, qué le ocurre a esta persona por que se encuentra mal. El diagnóstico puede o no tener relevancia, y se puede aclarar aspectos acerca de diagnósticos previos y cómo éstos han influido en la vida de la persona.

Durante toda la primera entrevista se presta atención los recursos personales, sociales, familiares, laborales y otros que servirán para avanzar en su proceso terapéutico.

A medida que se avanza en la entrevista, entre ambos se crea una alianza terapéutica, que consiste en el acuerdo en cuanto a los principales objetivos y tareas para ir realizando durante las posteriores sesiones.

 

Transversalmente, nada de lo anteriormente citado tendría ningún sentido si el profesional no pusiera a la problemática del paciente dentro de un marco contextual. Se irá explorando su situación vital actual, es decir, las diferentes facetas del paciente con sus áreas más destacadas, su red de apoyo, relaciones familiares, sentimentales y de amistad, sus principales aficiones y ocio y en qué ha dirigido su mirada laboral. Lo importante es abrir cada vez más el foco de la situación y así todo ello, reforzará o debilitará aún más las hipótesis inicialmente creadas y el cliente irá confirmando si éstas le van resonando y se las percibe como

significativas o no.

Finalmente, para ir cerrando la sesión y crear unas expectativas adecuadas a lo que implicarán las posteriores sesiones en terapia, se debe explicitar el marco terapéutico utilizado por el profesional, que debe incluir la periodicidad y duración de las sesiones en genera y qué tipo de relación se va a establecer entre ambos con sus límites para ir progresando en terapia. Junto a ello se hará una recapitulación final de todo lo hablado en sesión para que el paciente se vaya con las ideas más claras y con una visión más amplia sobre su situación.

No siempre es posible atender todo ello en la primera entrevista, y, a menudo, la persona tiene la necesidad de poder explicar muchos aspectos de su vida y de sus sentimientos que no ha podido explicitar en ningún contexto anteriormente, por lo que se dilata la consecución de los anteriores objetivos en 2 o más sesiones.

Autora del artículo: Meritxell Izquierdo Suárez

Psicóloga y Psicoterapeuta

Alumna Prácticas ACTC-Máster Terapia Cognitivo Social 2018

 

 

Escriu un comentari