0
COMPARTIR

La entrevista al otro internalizado es una herramienta terapéutica que facilita un cambio en la manera de percibir, construir o leer a otro, una persona significativa del presente o del pasado, que se haya previamente internalizado.

cartoon-4807368_1920

La internalización de otro se basa en el hecho de que el ser humano crea imágenes o impresiones acerca de los demás, con quien mantiene relaciones interpersonales, y que se convierten en partes de su propio self. Esto significa que las personas pensamos, anticipamos, sentimos y percibimos que el otro significativo internalizado piensa, siente, se comporta en relación con nosotros mismo de una manera que sólo en parte se corresponde con lo que el otro efectivamente siente, piensa y hace.

La manera en que este tipo de entrevista opera estos cambios, es a través de preguntas reflexivas, es decir, preguntas que ponen de manifiesto cómo la persona que acude a la sesión siente y piensa, sin preguntárselo directamente, sino, en este caso, a través de ese otro internalizado.

Por ejemplo, en el caso de una adolescente en conflicto con su madre, el terapeuta puede pedirle que hable desde esa madre internalizada, que ella puede que construya como alguien rígido, castigador, que no la comprende y sin capacidad para comunicar con ella. Le dirige preguntas a la madre internalizada, como, por ejemplo: “Mamá de [nombre de la adolescente], ¿cómo te sientes cuando ella te acusa de ser horrible e incapaz de comprender?” y de esta manera consigue que la hija pueda poco a poco empezar a darse cuenta de los sentimientos que la madre probablemente experiementa acerca de sus comportamientos o dificultades.

O en el caso de un hombre que tiene una recaída en el consumo de alcohol, se puede identificar quién sería más crítico con él de su entorno próximo, y se realizaría una entrevista a esa persona internalizada, guiando el diálogo de manera que se consiga aflojar esa crítica percibida y conseguir un perdón.

En definitiva. se crea un ciclo virtuoso a partir de un ciclo patológico, como, por ejemplo, cuando se pasa de criticarse a uno mismo, lo que lleva a actuar todavía peor, generando más crítica, a pedir perdón y perdonar, lo que lleva a liberarse de la culpa y de la crítica excesiva.

Podemos preguntarnos si esta manera de llevar la entrevista en psicoterapia se acerca más a un modelo sistémico familiar, o es una reformulación, reescritura narrativa, o hasta incluso, si se trata de un modelo revisitado de la Gestalt. Lo cierto es que lleva el sello de todos estos modelos, en una interfaz integradora de aspectos interpersonales e intrapersonales. Karl Tomm, el creador de esta metodología, fue influenciado por Fritz Perls, por George Bateson y Von Bertalanffy y la escuela de Milán desde el modelo sistémico, posteriormente colabora con Michael White y David Epston, de la vertiente narrativa de la pscioterapia.

El individuo que se entrevista a partir de esta técnica es visto como una comunidad internalizada, distinto al sujeto de la psicodinámica o de la terapia cognitiva clásica, en que se constituye por una dimensión interpersonal, del mismo modo que el lenguaje sólo se puede crear , adquirir y evolucionar gracias a las relaciones.

Concretamente, cabe subrayar que la técnica no consiste en realizar un rol playing de la persona allegada, sino que allí se pòne en juego la experiencia que la persona hace del otro, y que entra a formar parte de la identidad, del self de uno. Un adolescente que tiene la imagen internalizada de un padre que le trata como a un niño, tendrá más dificultades para volverse maduro, y , al cambiar esa imagen a un padre que le ve como capaz y en constante evolución, puede crecer y desrrollarse con más facilidad.

En suma, la entrevista al otro internalizado, creada por el psicoterapeuta sistémico Karl Tomm, es una herramienta de cambio para personas y relaciones que se han quedado estancadas, que están en crisis, y en donde uno de los participantes, o ambos, padecen malestar.

Escriu un comentari